MUSICA

jueves, 1 de mayo de 2008

LIDIANDO CON LA CONFUSIÓN

Si es que tenía que haberlo aprendido antes: las grandes decisiones nos llevan a asumir riesgos y consecuencias igualmente grandes. Y digo esto porque, desde hace un tiempo, la vida se está encargando de ponerme cosas en el camino, en un intento para que yo la escuche. El intento no ha sido vano, el problema radica que, mientras mi voz interior me pide una cosa...el ruido externo me reclama con mil cosas diferentes, que nada tienen que ver con lo que en este preciso momento quiero y necesito. Gran parte del ruido proviene de las voces que me urgen a caminar, trabajar, comprar, vestir, comer,, discutir, defenderme, proveer (ésta, por ejemplo, me reclama a gritos).

Tengo una migraña espiritual espantosa.

Hay una voz, sin embargo, que reclama con más fuerza. Una voz que me viene del otro lado del mundo y que, no por lejana, no haga sentir su presencia en cualquier momento del día. La voz tiene un rostro (fotográfico, por el momento) y no tiene sonido...al menos el que se escucha con los oídos. Esta voz se escucha leyendo. Y a pesar de que esta voz no adquiere una forma concreta, pues no puedo describir lo que cabalmente no comprendo , es una voz que busco entre todas las otras voces que leo.
Parece mentira que, a mis años, todavía siga esperando que alguna botella, de tantas que navegan , me traiga un tesoro secreto.

2 comentarios:

JL Martínez Hens dijo...

Que bonito lo de la migraña espiritual. Esta semana tengo una entrada sobre el silencio y Falla, y otra sobre el Espíritu Santo.

Te entiendo perfectamente, no dejes de oir y sobre todo escuchar y seguir a tu voz interior. Y que no te de miedo a compartirlo en el blog. Aquí hay algo mágico...

No conocía la canción. Interesante.

Incombustible dijo...

La canción tiene una historia curiosa conmigo: a veces me siento a escribir, mientras mis niñas juegan o ven la televisión al lado mío. El día que estaba escribiendo la entrada, en una pausa del programa que ellas observaban, insertaron el clip que puse yo aquí. Generalmente no hago caso, pero en esta ocasión me pegó, primero porque describe la migraña espiritual que estoy pasando y, después, porque es una de esas casualidades que la vida pone para que la escuches.

El grupo es uruguayo(Cuarteto de nos) y, hasta donde yo sé, es la primera canción que se escucha de ellos en México (en televisión por cable, en la radio no he escuchado de ellos). Por ahí tiene un par de canciones también muy interesantes.
Gracias por visitarme aquí también y ya pasaré a tu blog para leer lo nuevo.

Hoy voy a publicar, otra coincidencia que me llamó la atención y que encontré en una de esas botellas que la vida me está poniendo en el camino...