MUSICA

viernes, 20 de marzo de 2009

Guadalajara: El General Hilachas y un Mito Huichol

Guadalajara, la Perla Tapatía, además de ser una de las ciudades más grandes de México, es una caja de sorpresas: monumentos, leyendas, mitos, personajes populares y la sede de uno de los eventos más alegres del país: El Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería.

Este evento constituye, desde 1994, una fiesta esperada por habitantes y visitantes de la ciudad, y de todo el mundo pues se transmite, por televisión, a diferentes países: Estados Unidos, Japón, Chile, Perú, Francia entre otros. Las actividades que componen el encuentro inician con un desfile, por la avenida 16 de septiembre, donde se dan cita grupos de Mariachi tan famosos como el Vargas de Tecalitlán, el América, Camperos, Nuevo Tecalitlán (femenino) quienes, a bordo de carros alegóricos, deleitan a los transeúntes con su música (se dice que llegan a presentarse, hasta 1000 integrantes de Marichi). En el desfile, además, participan diferentes Asociaciones Charras y grupos de Danza Folclórica.

Además del desfile, hay verbenas populares, charreadas y, lo más esperado, las Galas de Mariachi , que se llevan a cabo en el bellísimo Teatro Degollado (el de la foto al inicio de la entrada). En estas galas han participado, como invitados, cantantes de gran talla como, por ejemplo: Marco Antonio Muñiz (el llamado "Lujo de México"), Juan Gabriel y Plácido Domingo.

El Encuentro se realiza a finales de agosto y principios de septiembre y, para que conozcan algo del espectáculo, así como la belleza de la Ciudad, con las torres de la Catedral que, a decir de una canción, parecen alcatraces al revés, les dejo estas imágenes esperando que, si tienen oportunidad de venir a México, podamos irnos a tomar un tequila mientras disfrutamos de esta Fiesta. (si colocan el cursor sobre las imágenes, aparece el nombre de los lugares o mariachi que observan)




Si desean más información, visiten el siguiente enlace, pinchando AQUI


EL GENERAL HILACHAS

En Guadalajara, como en cualquier ciudad antigua, existen muchos tipos curiosos quienes, por su extravagancia o algún talento especial, se convierten en el centro de atención de las consejas populares. Así, hay historias sobre un tal Don Ferruco, de "Pada Oda" , del "Burro de Oro" y, como no, del General Hilachas.

Con un viejo kepí, un vendaje de color indefinido y una guerrera que se caía
a pedazos, el General Hilachas hizo suya la Ciudad de Guadalajara. No pedía y, lo que le daban, lo recibía con dignidad, siempre y cuando le llamaran "General". Dicen que era un antiguo revolucionario, del ejército de Pancho Villa, quien en la Toma de Zacatecas había perdido la cordura.

Conservaba
, de aquella época, el uniforme de soldado raído y mugroso y, la ropa que le obsequiaban, se la ponía toda al mismo tiempo llegando, así, a usar cinco o seis sacos además del gabán y la gorra de soldado. Alguien escribió en ella "General del Batallón Cuarenta y uno. Y esta peculiar forma de vestir fue la responsable del nombre con el que le conocieron muchas generaciones: El General Hilachas.

Marchando por el centro de las calles, sin temor de ser atropellado por calandrias o autobuses, entró a Guadalajara por San Pedro Tlaquepaque. Sólo y dictándo órdenes, a los primeros curiosos que se le acercaron les dijo, orgulloso, que era General y que Guadalajara le parecía bien para defenderla de los profiristas. Fue confundido con alguna ánima del purgatorio, por el atuendo que, tratando de imitar a un militar de alto rango, consistía en una gorra hecha de trapos viejos, parecía la de un general francés; la chaqueta parchada y remendada, le quedaba untada al cuerpo.

El de las Hilachas tomó cada rincón, banca de jardín o árbol de Guadalajara, como suyos, buenos para descansar dormitando o, simplemente, para meditar.


LA FORMACIÓN DE LA VIDA

(Ramón Medina Silva)

Antes de que los niños nazcan, sus almas están al cuidado de los diferentes dioses antiguos que tenemos. Especialmente Tatei Niwetúkame nuestra madre, diosa dedicada a los niños. Ella cuida de las almas de los niños. Ella es causa para que el alma entre en el niño.Porque al principio está formado solamente el cuerpo. Sólo el cuerpo,eso que sólo es carne. Esto está dentro de la madre, dentro de la vagina de la madre. Se hace con ayuda del hombre, así es como se forma el cuerpo el niño. Y después Tatei Niwetukame ve si es niñito o niñita, lo que deba ser.

Primero le manda a la niñita su conciencia, su pensamiento. De modo que pueda reflejarse en todas las cosas. Antes de que la niña nazca, pero después de que está toda completa, eso es lo que sucede. Tatei Niwetúkame le manda la pintura de su cara, sus sandalias, sus pulseras, todo lo que necesita, todo lo que necesita para ser auténtica huichol. De modo que quede completa ahí. Esto sucede cuando han pasado cinco meses. Cuando tiene como unos siete meses, más o menos, entonces se fija la fecha en que va a nacer. Después de siete meses, Tatei Niwetúkame revisa todo esto, que es como decir que la mujer comenzará a sentir esos sentimientos ahí. La criatura comienza a moverse y la mujer lo siente. ¡Ah!, ahora la mujer recuerda: en tal y tal día, de tal y tal tiempo, eso me sucedió a mí. En su mente esa madre recuerda muy bien toda cosa.

Luego el esposo va a traer al mara’akáme (shamán-brujo). Le explica lo que está pasando ahí. Y el shamán dice: «entonces vámonos». Y van. Y el mara’akame la ve y dice: ¡Ah sí, ya es tiempo ahora! Y agrega: esto y aquello faltan aquí. Luego habla con Tatei Niwetúkame. Ella le dice al niño que le falta el Kúpuri, o sea la mollera, el punto blando en la cabeza, la corona. Es la vida del alma de esa persona. Tiene cinco partes, pedazos de hueso, eso que llamamos los cinco niñitos, tres al frente y dos detrás. Y luego Tatei Niwetúkame dice que en tal y tal hora ella va a mandar eso. Porque cuando el bebé nace está muy suave allí arriba. Allí es donde se forma la corona, eso que es hueso, que llamamos kúpuri. Eso es la vida… el alma. Y luego, en cinco minutos, Tatei Niwetúkame envía todo eso. Entonces el niño está perfectamente terminado. Esto sucede cinco minutos antes de que nazca. Sólo toma cinco minutos perfectamente al bebé. Entonces toma la forma completa. Está completo.

Ahora, de acuerdo con la creencia huichol, puede que Tatei Niwetúkame decida cambiar el sexo del niño antes de que nazca. Esto puede ser por sus propias razones o porque la madre ha perdido un niño recientemente y quisiera que otro del mismo sexo viniera a ocupar su lugar. Si Tatei Niwetúkame no quiere que el chico sea niño o niña, por una u otra razón lo transforma. El sexo es cambiado y el niño sale como niña o la niña como niño. Eso sucede en esos mismos cinco minutos. Si después de esos cinco minutos la mujer sigue con dolores, es porque Tatei Niwetúkame está transformando a la niñita en un niñito. O puede ser al revés. Si ese niñito está siendo transformado por Tatei Niwetúkame sale diferente. Porque las cosas no son como eran. Su sexo ha cambiado. Pero si nuestra madre ha transformado los sexos en el niño, el niño puede nacer con carita de niña. Porque fue niña. Por esa razón hay muchos huicholes entre nosotros que casi tienen cara de mujer. Tienen cara tan suave como la de una mujer.

Pero cuando nace, allí va, con todo su pensamiento, con su corona en la cabeza, ese punto suave donde crece el hueso, donde está la vida del alma. Con sus pulseras, sus bandas en los tobillos, sus sandalias. En todo es un completo huichol.


Feliz fin de semana a todos...yo me voy a Cuernavaca, a cantar con el grupo y a comerme un helado (mantecado, nieve) en el kiosko del centro (ya les contaré).
Besos y apapchos

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Como siempre, interesante. Me ha resultado singularmente apasionante la historia del General Hilachas.

Incombustible dijo...

Sospechaba, mi querido Pedro, que te iba a gustar la historia del General Hilachas. Y si no he comenzado un ciclo sobre anécdotas de personajes como él es porque, tengo que reconocer, en este aspecto conozco muy poquito. Pero prometo publicar o enviarte algo sobre don Ferruco, del buen "Pada Oda" y de dos figuras clásicas en la UNAM: el Papirolas y La hija de la Luna.

Gracias por venir por aquí y muchos besos, calurosos , que hoy se ha anunciado la primavera con tintes de verano.

Selma dijo...

Tatei Niwetúkame no me hizo caso... Yo quería que mi segundo hijo fuera una Niñita... ;-)

Apapachos ( algo pachuchos) y besitos muy cariñosos mi Lupita...

Miriam dijo...

He pasado a tomarme un cafecito, es que estoy necesitada de intimidad con amigos...
Besos

Incombustible dijo...

Selma:
Será que la Tatei se hace la sorda, de cuando en cuando. Y bueno, si quieres te presto a una de las sobrinas, para que te apapache mucho mucho.
Un besote y mucho , mucho cariño (y más apapachos)

Incombustible dijo...

Miriam.

Ya te he visto en el café, y voy a visitarte, a tratar de bailar contigo, en este momento.

Apapachos y besotes