MUSICA

jueves, 9 de octubre de 2008

Desde la burocracia

Y si acaso resultara
que este frío inmenso
no es el de madrugada
sino de algo que está inmerso
escondido entre los pliegues
de un alma desconsolada
que a fuerza de repetirse
que aquí ya no pasa nada
ha llegado hasta creerse
que es efectivamente
el frío de l
a madrugada
lo que de inmenso se siente

Y si acaso fuera cierto
que no está pasando nada
cuando en m
i pecho presiento
la traicionera punzada
que me recuerda celosa
que me tienen estancada
en un lugar desde donde
no pueden crecer las alas
donde la inspiración se esconde
tan maltrecha y trasquilada
escapando de las garras
que persig
uenla afiladas.

Desterrada en propia tierra.
De mi pueblo una extranjera
que por co
stumbre se aferra
al mito de alma viajera
caminando enmascarada
jugándose una charada
por no sentir más la pena
de haberse visto obligada
a quedar
se en un lugar
donde nunca pasa nada
que valga
la pena anunciar

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuando uno está en un sitio en el que no pasa nada, debe ejercer de detonante para cambiar las cosas.
Buen poema.

Incombustible dijo...

Gracias Pedro. El poema tiene ya dos años y ya hasta me había olvidado de él.
Es verdad, cuando hay inmovilidad alguien debe dar el primer paso para romperla. El problema es que hay lugares en los que la gente se busca "caudillos" para enviarlos al frente y, después, cuando las cosas se ponen feas,se retiran dejando al que va al frente asumir solo las consecuencias. Cuestión cultural supongo.

A veces lo mejor es buscarse un lugar distinto, aunque esto implique reducir los "aparentes" beneficios de un sueldo y un puesto de trabajo "seguros". (La burocracia es...lo que es en todas partes, pero la mexicana tiene tintes de hacienda porfirista jejeje)

DRIADA dijo...

La burocracia como tu bien has explicado es una buena engañifa
Te sigo leyendo