MUSICA

sábado, 19 de julio de 2008

Hoy comienza....

¿Recuerdan a mi amiga Carmelita? Pues bien, el evento que ella organiza, reúne alrededor de 500 estudiantes universitarios integrados a una tradición de origen español: la Tuna. Algunos pensarán que el tema es superficial y , por lo tanto, poco merecedor de una entrada. Sin embargo, en un país como el mío, que ofrece pocos espacios de participación para los jóvenes, este tipo de actividades tienen su mérito.

México es un país joven, las edades, de la mayor parte de la población, oscila entre los 15 y los 25 años. La situación económica que atravesamos, unida a la corrupción de nuestros políticos y a la poca difusión de la cultura popular o a las ideas de que las Universidades públicas son solo "nido de terroristas", limitan las inquietudes de la gente que constituye este segmento de la población.

"Las Universidades son para estudiar", es lo que rezan los ortodoxos, "No para perder el tiempo. Por esta razón, los presupuestos para el área de Difusión cultural son limitados, los patrocinios son escasos. Parece mentira que, siendo un país privilegiado con una herencia cultural tan grande, solo los "consagrados" logren, después de muchos años, la complacencia de las instituciones públicas que funcionan como nuevos "mecenas" de la cultura. Mecenas que, por otro lado, carecen de buen gusto y ensalzan lo que les haga recuperar su "inversión", sea o no de calidad e ignorando a un público deseoso de alegrarse el día, olvidando por un momento las dificultades para lograr que el salario alcance a cubrir sus necesidades básicas.

Sin embargo, el espíritu de Carmelita, y de los jóvenes que ella ha acogido bajo su entusiasmo, es tan grande y tan generoso, que durante más de 20 años realiza una semana de festejos, bajo el marco de la centenaria tradición de la Feria de las Flores de San Ángel, tendiente a acercar la música y la alegría a los habitantes de este barrio de mi ciudad. Pasacalles (como son conocidos en España) o Callejoneadas, como los llamamos aquí, en donde los grupos lo mismo cantan bajo el balcón más humilde, que para la gente que vende sus mercancías en la calle, o para los muchos que, tristemente, tienen su hogar en las aceras . Serenata en la iglesia del Carmen donde, sea uno creyente o no, tiene la oportunidad de convivir con ancianos, niños y adultos reunidos por la fe, pero también por la música. Una exposición plástica, donde los estudiantes muestran el talento con diversas obras: óleo, fotografía, grabado, poesía, etc.Y, finalmente, dos magnos recitales en donde se reúnen grupos de más de 5 Universidades públicas de la Ciudad y 9 del interior de la república, han hecho de este esfuerzo, un acontecimiento esperado por la población quienes, aún no viviendo en San Ángel, se trasladan desde lugares tan lejanos como Monterrey, para participar con ellos.

No, los grupos no son profesionales ni tampoco los van a ver anunciados en las grandes marquesinas... pero no son, como alguien los llamó: "simples estudiantes". A la Universidad se va, no a estudiar si no a aprender los valores que cualquier universidad del mundo sustenta: creatividad, solidaridad, aprecio por la diversidad. Por eso no son "simples estudiantes que pierden el tiempo con la guitarrita", en tanto que en México es un privilegio obtener un lugar en las instituciones públicas de educación superior (un colegio privado es privilegio de las minorías escandalosamente ricas), lo que hacen estos jóvenes es retribuir a la sociedad, a ésa que paga impuestos con sus, ya de por sí, exiguos salarios, la oportunidad de obtener un grado universitario.

Y retribuir a través del más hermoso regalo: la música .




El día de hoy, tendremos el primer recital, con grupos de Monterrey, Veracruz, Aguascalientes, Coahuila, Michoacán, Estado de México y Distrito federal. Mañana, además, se unen Puebla y un grupo femenil de Puerto Rico. Nada mal para un evento sostenido (económicamente incluso) por una sola persona , apoyada por 11 grupos de la capital, formados por "simples estudiantes" de escuelas públicas.
Si desean ver de qué se trata, en la barra lateral tienen el enlace al blog de la Feria.

2 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Las serenatas de la tuna pueden ser muy hermosas, las canciones que interpretan son melodiosas y poéticas, la música de sus instrumentos agradable al oído. El arte no está hecho sólo por profesionales, también los aficionados pueden ejercitarlo.
Lo pasarán bien quienes acudan a estos conciertos de "estudiantes"

Miriam dijo...

LLegó el momento!! Que lo disfruten mucho!! Me maravilla saber que todavía hay gente que cree en el arte y en este arte en particular que nace de gente que está comenzando a vivir como adulto.
Definitivamente esta es la única manera de ayudar a que los estudiantes entiendan que no solo de libros se alimenta una buena educación.
Besos