MUSICA

viernes, 26 de diciembre de 2008

Hacedores de palabras y una leyenda para niños

Sí, lo admito, soy una especie de "Grinch" pintado de rosa mexicano: no sé ustedes, pero nunca otra época del año representa una prueba de resistencia y tolerancia para la que esto escribe: lidiar con las 30 o 40 películas de rigor; armarse de paciencia ante las largas filas en las tiendas donde un ejército de adultos toma por asalto, con uñas y dientes, el bastión de las mejores ofertas; las interminables "comidas" o "cenas" de oficina donde todo el mundo se desea lo mejor para, durante el resto del año, ignorarse (en el mejor de los casos), o hacerse la vida imposible (en el peor); el ejercicio de coordinación motora que representa la envoltura de regalos; el continuo olor a comida en la calle (y en la casa), y demás rituales en los que, queramos o no, todos participamos en cierta medida.

Pero, también estas fiestas nos dan la posibilidad de felicitar a los amigos, saludar a los vecinos, caminar ligero y, sobre todas las cosas, compartir con la familia. Y si tenemos niños pequeños, además, jugamos al espía y nos desvelamos para poner, bajo el árbol, los presentes que al día siguiente serán la delicia de "nuestros" niños, aunque esto implique: comerse todas las galletas y beberse el litro de leche que dejan para el Papá Noel (es que mis hijas son así de exageradas); desordenar el heno (para los animalitos de los Reyes Magos); levantarse temprano a ponerle baterías o armar los juguetes, maldiciendo mentalmente a los fabricantes que, serán todo lo bueno que quieran para poner tuercas, pero a la hora de redactar instrucciones se creen que somos expertos de la NASA (Ah, la nostalgia por los juguetes de antes: que uno jugaba con ellos y no al revés).
Pero bueno, una olvida todos estos "pequeños" inconvenientes en el momento en el que vemos la carita de "nuestros" niños, iluminarse con la magia que estas fiestas representan para ellos. Y es que es así (o debiera): estas fiestas son para eso, para rodear a la infancia con magia, para celebrar a nuestros niños y mostrarles cómo, si se quiere, el mundo puede renovarse con los deseos y actitudes de las personas que habitamos en él... aunque sea una vez al año.

Cuando uno habla de "nuestros niños", casi siempre entendemos que se está hablando de aquellos con los que tenemos una lazo afectivo: hijos, sobrinos, nietos y, para algunas maestras, nuestros alumnos. Nos preocupamos por ellos y hacemos lo posible porque cuenten con aquello que les convertirá en adultos sanos, felices y productivos. Sin embargo, una buena parte de la población infantil en el mundo además de encontrar barreras, prácticamente, desde antes de su nacimiento, es concebida en términos estadísticos, en categorías y, en muchos casos, en objeto de explotación: para quien los vende o abusa de ellos...pero también para quien los utiliza como gancho en campañas políticas o comerciales en las que, además, se abusa de la confianza, la buena fe y el talento de personas que están verdaderamente interesadas en apoyarles. Ejemplos de este tipo, lamentablemente, abundan en México ( y me temo que en el mundo entero).

Hoy quiero contarles sobre un trabajo que se está realizando para atender una parte de la población mexicana más necesitada y que, por falta de difusión y de apoyo (además de las veleidades políticas de ciertos personajetes) , corre el riesgo de desaparecer: "Hacedores de las palabras"

HACEDORES DE LAS PALABRAS

El CONAFE (Consejo Nacional de Fomento Educativo) es una institución de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que, durante muchos años, se ha dedicado a la elaboración de programas y material de apoyo, así como a la capacitación y actualización de docentes y promotores, para atender diversos niveles educativos y segmentos de la población que, de otra manera, no recibirían la atención educativa o el apoyo que necesitan.
Entre muchas de las actividades que realiza, el CONAFE cuenta con escuelas comunitarias en las localidades más remotas y pequeñas
(con menos de 100 habitantes) del país. Estas comunidades, por lo general, son habitadas por personas de herencia indígena y, en muchos casos, el español no es la lengua franca del lugar. Conjuntamente con el CDI (Consejo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas), el CONAFE desarrollo el programa "Hacedores de las palabras", en aquellas comunidades indígenas donde opera la Modalidad de Atención Educativa a Población Indígena

"En el año de 1997 en CONAFE se dio a conocer una convocatoria para que las niñas y los niños indígenas atendidos con los programas educativos de la propia institución escribieran textos en sus lenguas maternas a fin de elaborar una colección de libros donde estuvieran representadas las mayorías de las lenguas que se hablan en las comunidades y que a la vez servirán como material didáctico en su proceso de aprendizaje. Es así como surgió el proyecto editorial “Hacedores de las Palabras”.
Se recibieron aproximadamente 2,500 textos en las diferentes lenguas indígenas que se hablan en la República Mexicana, los cuáles se agruparon en 18 temas principales, que dieron como resultado algunos de los siguientes libros: cuentos de animales, conejo y coyote, maíz, comida y recetas, agua, así soy yo y otros.
Todos los textos que se recibieron fueron originalmente escritos por los niños y niñas del CONAFE en las lenguas indígenas y traducidas al español, por ellos o por sus instructores. Las ilustraciones surgieron de los talleres de plástica organizados con el fin de que fueran los propios niños quienes ilustraran los 500 textos seleccionados". FUENTE: CDI

Además de este trabajo editorial, el programa cuenta con un portal de internet, que recomiendo ampliamente:


"Ellos son quienes han escrito e ilustrado con imágenes sus historias, recetas, poemas, adivinanzas, anécdotas, refranes y otros muchos saberes en sus idiomas. También fueron ellos quienes realizaron las grabaciones de voz en las lenguas originarias y en castellano, así como los guiones necesarios para hacerlos con calidad. Es un trabajo colectivo muy arduo, los Instructores y Capacitadores apoyaron en el proceso de recopilación de información en cada una de las comunidades indígenas que atiende el CONAFE". (FUENTE: HACEDORES DE LAS PALABRAS).

Algunas secciones del portal aún no están completas, y creo adivinar porqué: no ha sido la falta de entusiasmo de los talentosos niños, profesionales y capacitadores, más bien es una cuestión de recursos y de interés. Por un lado, actualizar un portal desde una región alejada es prácticamente imposible (vamos, a veces los maestros de esas comunidades tienen que esperar meses a que lleguen sus salarios). Pero, además, se está hablando de desaparecer al CONAFE, o de reemplazarlo con alguna de esas "brillantísimas" ideas que tienen nuestros gobiernos para terminar con programas que sí están funcionando y realmente benefician a la población, con el objetivo de desviar los recursos hacia otras áreas que realmente les interesan (sus bolsillos , por ejemplo). Y así, como el CONAFE, hay muchos otros programas en peligro: los "Libros del rincón" (libros infantiles, de calidad y a bajo costo) y las "Bibliotecas de aula" y las del "Maestro", por citar algunos ejemplos.

Pero qué podíamos esperar en un país, cuya encargada de la SEP, hasta antes de serle regalada la Secretaría, contaba como único logro el haber publicado un "libro" llamado "¡Dios mío, hazme viuda!"
Y mientras sigamos dejando pasar las cosas, porque no nos ha tocado sufrirlas a nivel individual, me temo que seguiremos aguantando y aguantando y aguantando.

En fin, al menos desde esta pequeñísima "trinchera", con el profundo pesar por la Reforma de la Educación Secundaria (que se estudia de los 12 a los 15 años) que, entre otras cosas, redujo la enseñanza de la Historia (nacional y universal) de tres a tan sólo un año, les quiero dejar una simpática leyenda sobre el origen de la humanidad, así como un juego tradicional del sureste mexicano. A mis alumnos les hacía muchísima gracia .

Espero que les guste y feliz fin de semana a todos.

COMO APARECIÓ LA GENTE EN EL MUNDO (LEYENDA NAHUATL DE VERACRUZ)
FUENTE:
"Hijos de la Primavera: vida y palabras de los indios de América"; F.C.E., México 1994

Todas las cosas que hay sobre la Tierra aparecieron cuando el Señor Tlalocan ordenó que todo brotara y reverdeciera. Las montañas se pintaron de verde con las yerbas tiernas y aparecieron todos los animales.
-¿Quién va a utilizar tanta riqueza? ¿Quién podrá terminarla? -se preguntaba el señor Tlalocan.
Todo se quedaba igual, nada menguaba. El señor Tlalocan hizo entonces dos seres con más entendimiento, para mandar sobre lo que ya estaba; el hombre usaría el mundo y la mujer haría el nido y en todo le ayudaría. Eso decidió el Señor Tlalocan cuando los puso sobre la Tierra. Los dejó allí y luego los espió. Solamente andaban como sombras, no se hablaban ni se acercaban uno al otro.
-¿Qué haré? -se preguntaba. Les puso varias trampas para hacerlos hablar entre sí. Nada.

Por fin dio con la solución: Juntó un puñado de piojos y los dividió en dos partes. Echó una en la cabeza del hombre, la otra en la de la mujer.
¡Ahora sí! Entre las pocas cosas que no puede hacer una persona sola está despiojarse. El hombre y la mujer comenzaron a rascarse y rascarse. Se comenzaron a espulgar uno al otro. Y como eso toma tiempo, se pusieron a platicar de corazón. Así se unieron el hombre y la mujer y de el los nacimos todos los que estamos en esta tierra.

EL JUEGO DE PEDRO IGUANA (SURESTE MEXICANO)

El escenario es un bosque y se trata de buscar a Pedro Iguana. El muchacho que lo representa se oculta entre los árboles, mientras los otros se quedan en su lugar con los ojos tapados. Una vez que se ha escondido, Pedro Iguana grita: "­¡Vengan!" y los demás salen a buscarlo al tiempo que corean un verso:
"¿Dónde estás? ¿Dónde estás? ¿Dónde estás, Pedro Iguana?" Pedro tiene que responder con un silbido si los jugadores van lejos de su rastro; pero si están cerca, se mantiene en silencio para no delatarse. Cuando al fin lo encuentran, debe tratar de huir. Los cazadores se le echan encima para atraparlo y Pedro Iguana rara vez consigue escapar.
El juego continúa y el muchacho que lo encontró primero se convierte en el nuevo Pedro Iguana.

9 comentarios:

SELMA dijo...

Mi Lupita!
Pensando en los Niños, EN TODOS, así eres de solidaria... Creo que te hará feliz saber que he colgado en el lateral de la Jaima, justo debajo de tu árbol el logo de CONAFE, con su enlace y el nombre de tu Blog y el tuyo mi Niña!
Cuanta más gente conozca esta iniciativa mejor... es meritoria esta labor...
Vuelvo luego despues de haber leído la leyenda y visto el juego...

Así te dejaré doble ración de besitos y apapachos... TE LOS MERECES Lupita Linda!

SELMA dijo...

Ya leí la leyenda... Y el juego...
Es curioso el señor Tlalocan quería que se acercaran el hombre y la mujer, en cambio en "otra" por aproximarse demasiado ;-) los echaron del Edén...
Este juego es una variante del "Cache-cache"pero más ligado al ecosistema,animales, arboles... Me han gustado ambos...
Feliz final de Año Lupita, nos veremos al inicio del otro....
Te vuelvo a dar muchos Apapachos y besitos, mi Niña Linda!

DRIADA dijo...

Un placer como siempre leerte.
Bueno estos planes de desarrollo educativo me da a mi que pasa igual en todas partes , entusiasmo por parte de niños y maestros no falta pero falta lo de siempre que los que tiene el poder se lo crean y como no se lo creen pues se van al carajo en tu pais y en el mio. A ese juego en Cataluña le llaman Fet i amagat uno se esconde y los demás lo buscan si lo encuentran deben ir corriendo al punto de partida y si llegan el que se esconde antes se salva y si no pues es ...pillado
Que suerte tienes de tener peques en casa eso yo lo encuentro a faltar somos todos ya adultos y estos dias resultan un tanto aburridos sin niños
Bueno como siempre te dejo un abrazo con todo mi cariño

DRIADA dijo...

Ah que cabeza la mia te he dejado una cosita en mi blog

My dijo...

no se.. siempre me sorprendes..
abracas donde nadie llega..
me pierdo en tus entradas
y te leo con los ojos más que abiertos,
intentando captar cada detalle.

gracias por venir a verme de nuevo,
gracias por estos niños
y sus sonrisas..

un abrazo guapa.

hasta pronto.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay que llevar la cultura hasta los lugares más recónditos, de forma alegre y animosa.
En cuanto a estas fiestas, ya sabes que no soy muy partidario...

aroa dijo...

feliz año nuevo, incombustible contadora de historias

recibe un abrazo a través del mar

Incombustible dijo...

Gracias Selma, Driada, My, Pedro y Aroa por comentar leyenda y juego.

Selma: Ya he pasado por tu blog, muchísimas gracias por poner los enlaces en él...y con tan bellas palabras. A mi esta leyenda, además de parecerme muy graciosa, me gusta mucho por eso que señalas: por enlazar en lugar de separara...y por la frase de "uno no puede despiojarse solo". Creo que si todo el mundo tuviera esa visión, en apariencia simple, loas cosas irían de otra manera.

Driada: Gracias por el regalo, ya has visto que lo he colocado y que, para variar, me he saltado la regla de los siete blogs...pero es que es muy difícil seguirla con tanta gente maravillosa que se encuentra en el mundo bloguero.
Y bueno, el que los juegos se parezcan nos ofrece una prueba más de que los seres humanos, aunque tengamos diferentes costumbres, lenguas y tradiciones, al final somos todos iguales.

My: No hago otra cosa que devolver los abrazos que recibo de ustedes, cada vez que les leo en sus espacios o en el mío. Y,¿sabes?, cuando entro en tu blog me siento más que apapachada...me siento cerca en la emoción y en la experiencia. Un beso grande, para ti, que cubra los galones de agua que hay entre nosotras.

Pedro: Es verdad, llevar la cultura en forma alegre y animosa. lo bueno de esta iniciativa es que, al mismo tiempo, la cultura de estos pueblos nos es regalada con lo mejor que ellos tienen: sus niños y sus maestros .
Yo tampoco soy muy partidaria de los rituales que rodean las fiestas. Pero se hacen más llevaderos cuando hay niños alrededor. Un beso y gracias por estar aquí.

Aroa: Recibido y correspondido el abrazo y muy agradecida por la visita y por la amistad.

Lo mejor para todos ustedes en este año que comienza.

Besos y apapachos perennes

Sara dijo...

Los niños siempre deben ser felices, creo que debemos asegurarles que ellos hagan lo que mas les gusta para que puedan disfrutar de una linda infancia y así poder progresar luego como adultos, y tener las profesiones que más disfruten como yo que hoy en dia tengo mi negocio de ropa de mujer por mayor